¿Por qué necesitas ser optimista?

Cuando eres líder (o estás en el proceso para convertirte en un gran líder) todos saben que habrá días difíciles, tiempos difíciles y períodos estresantes. Aunque no es fácil detectar los revestimientos plateados, tener una actitud positiva puede ayudarte a superar las dificultades, con optimismo puedes vivir plenamente y alcanzar tus metas.

Si eres de las personas que no puede ver la falla como un nuevo comienzo, entonces necesitas ser más optimista para que mejore tu vida.

Si eres de las personas que no puede ver la falla como un nuevo comienzo, entonces necesitas ser más optimista para que mejore tu vida, tu ánimo, tu autoestima y prácticamente todo tu entorno, el optimismo hace que todo sea más llevadero.

El fracaso no es el final sino más bien el comienzo de algo grandioso. Cuando las cosas están bien, caminas sin hacer ningún salto cuántico pero cuando las cosas van mal, tu mundo se conmueve, lo que requiere de crecimiento, ver cosas nuevas y comenzar de nuevo. El optimismo te permite aprender de los fallos, recoger las piezas y pasar a algo mayor, las mejores ideas de negocios y momentos de la vida pueden nacer del fracaso.

¿Cómo puedes comenzar a ser optimista?

Comienza por ser expansivo. El pesimismo te hace contraer y rehuir las cosas nuevas o aventureras, hace que te fijes en las posibilidades negativas y quedar atrapado por el miedo al fracaso.

El optimismo, sin embargo, te abre a nuevas ideas, nuevas experiencias y nuevas posibilidades, te libera para considerar nuevas opciones y cambiar tu negocio y vida para mejor. También te ayuda a mirar hacia el futuro y crear realidades expansivas y cambiantes.

Ponte saludable

Vivir en negatividad no es saludable, los optimistas no solo son más felices y menos estresados, sino que también tienden a tener corazones más sanos. En un estudio de más de 5100 adultos, los investigadores de la Universidad de Illinois encontraron que aquellos que eran más optimistas tenían un 76% más de probabilidades de tener puntajes de salud en un rango ideal. Además, los optimistas tenían niveles de azúcar en sangre y colesterol significativamente mejores, ejercitaban más, tenían índices de masa corporal más saludables y eran menos propensos a fumar que los pesimistas.

Centrarse en lo positivo en lugar de lo negativo mejora el bienestar mental, lo que también puede motivar a las personas a cuidar mejor de sus cuerpos.

Transmite buenas vibraciones

El optimismo es contagioso, tener una actitud optimista puede inspirar a todos los que te rodean. La actitud lo es todo, los líderes optimistas pueden ayudar a motivar e involucrar a sus empleados y un equipo positivo se verá impulsado a cumplir objetivos y trabajar juntos para avanzar.

Además las buenas energías siempre ayudan a mejorar y a aligerar un día pesado, piensa en cómo beneficiaría esto a tu labor y a la de los demás en tu entorno. No hay mejor alternativa que el optimismo ya que el pesimismo no logra mucho y no tiene ningún beneficio sobre el optimismo.

Ser optimista obviamente no significa ver el arco iris  las 24-7. Todo no siempre será genial pero puede ayudarte a ver nuevas oportunidades, aprender de diferentes situaciones y seguir avanzando. En la vida, el movimiento y el crecimiento son esenciales, y el optimismo te ayuda a lograrlo.

Los optimistas se toman menos días de reposo

¿Puede ayudarte a mantenerte activo y libre de enfermedades? Pues sí, recuerda que todo lo que pasa por tu mente, todas tus emociones y sentimientos ayudan a que tu cuerpo esté en armonía. Una persona pesimista suele somatizarlo todo, puede experimentar constantes episodios de gripe o resfriados durante todo el año, su sistema inmunológico puede ser mucho más débil con tan solo ser negativo.

El optimismo te ayudará a combatir este tipo de cosas, te sentirás mucho más fuerte y con ganas de vivir, de hacer tu trabajo y de llevar tu día a día con calma disfrutando de cada segundo que pasa.

Además por naturaleza, los optimistas no se preocupan por lo mínimo ya que no producen tanto cortisol (la hormona del estrés) durante los momentos de estrés y tampoco experimentan el estrés percibido durante las situaciones difíciles, aunque es algo difícil de imaginar para muchas personas, lo cierto es que las personas optimista siempre pueden aguantar a casi toda tormenta que se les avecine.

¿Qué hay sobre el amor de un optimista?

Las relaciones románticas se benefician de una disposición alegre: los optimistas y sus parejas tienden a ser más felices que las parejas pesimistas.

Las personas que ven un vaso medio lleno tienden a calificar sus trabajos como más satisfactorios que aquellos que no lo hacen, las personas más optimistas también son más felices en sus trabajos y tienen menos quejas laborales por lo tanto el entorno se vuelve más agradable y menos ácido.

Además, algo muy importante es que los optimistas la mayoría del tiempo obtienen las mejores ofertas laborales, una perspectiva positiva es tan importante como un currículum pulido cuando se trata de buscar trabajo.


Optimismo_1

El líder optimista es más valorado

Un líder que se mueva con optimismo en su trabajo y entre sus subordinados tiende a ser más apreciado en su entorno y a ser mucho más valorado. Un líder positivo siempre implementará estrategias en pro de los objetivos dirigiéndose al éxito sin dudar ni por un segundo.

Cuando un líder es pesimista puede llevar a la ruina la empresa bajo su cargo ¿Acaso has visto líderes negativos? Sin embargo, existen muchos casos de líderes gruñones que demuestran inseguridad en lo que hacen, pero con el tiempo esto se puede mejorar ya que el liderazgo no quiere nada que ver con la negación, puesto que el optimismo es el camino por donde debe guiar al negocio y a todos los empleados para poder alcanzar las metas establecidas.

Sin el optimismo, la persona simplemente está abierta a que las peores cosas sean siempre las que deban suceder en su vida, esto no siempre tiene que ser así, puedes comenzar deteniéndote ahora mismo y cambiar la perspectiva de tu vida y de tu entorno siendo más optimista.

Compartir